Baja Visión

Baja visión o hipovisión es la cualidad de la persona con una privación parcial de la vista que no puede ser corregida adecuadamente con gafas convencionales, lentes de contacto, tratamiento medico o cirugía. Un paciente con estas características tiene problemas en su vida diaria para realizar actividades como cocinar, desplazarse, leer, mirar la televisión, escribir, ver la caras de las personas, caminar solo…

Desde el momento en que el oftalmólogo descarta un proceso activo que precise una intervención previa o que ya se han agotado todos los procedimientos oftalmológicos, un paciente es susceptible de ser derivado a una consulta especializada de baja visión (siempre y cuando presente algún resto visual).

Por tanto, es importante aclarar que la baja visión no trata las patologías que provocan la deficiente visión, sino que busca mejorar la visión que se ha visto disminuida y potenciar el resto visual que tiene el paciente mediante ayudas ópticas y no ópticas que le permitan la realización de multitud de tareas de la vida cotidiana y le confieran una mayor autonomía.

El optometrista evaluará entonces el resto visual y prescribirá las ayudas necesarias mientras que el rehabilitador visual se encarga del aprendizaje por parte del paciente con objeto de aprovechar al máximo la utilización de la ayuda visual adaptada. La efectividad de estas ayudas es sorprendente, aunque hay que tener en cuenta el grado de motivación de cada paciente al diseñar el programa de rehabilitación para obtener mejores resultados.

Durante muchos años, los deficientes visuales tenían temor de utilizar su visión residual porque había una tendencia generalizada a pensar que “la visión se podía gastar” pero los estudios científicos demuestran el aumento de la eficacia de la visión residual con el entrenamiento y el uso. Un alto procentaje de estos pacientes con una visión limitada que no puede ser mejorada pueden beneficiarse de un tratamiento de baja visión.

Nuestros especialistas realizan una completa evaluación, seleccionando las ayudas ópticas para sacar un mejor beneficio de su visión, realizándole a cada paciente un seguimiento guiado donde aprenderá técnicas que le permitirán mejorar su rendimiento, en su vida cotidiana, en la escuela o en cualquier actividad en que sea necesaria.

Estas ayudas consisten básicamente en ayudas ópticas como gafas especiales, filtros de luz, sistemas ópticos compuestos, lupas, telescopios.

Además de las ayudas ópticas, la baja visión se sirve también de ayudas no ópticas como pueden ser los sistemas parlantes que nos pueden leer la información que aparece en la pantalla de nuestro teléfono móvil o los tiposcopios que nos ayudan a seguir las líneas del texto que leemos o escribimos entre muchos otros.

Pacientes que se pueden beneficiar de los servicios del departamento de Baja Visión:

  1. Pacientes con visiones reducidas, ya sea en visión de lejos como en visión cercana.
  2. Pacientes que con buena visión se quejan de reflejos, deslumbramientos o mal contraste.
  3. Pacientes que desean obtener una mejor agudeza visual para hacer tareas concretas (ver circuitos electrónicos, hobbies como filatelia,….).
  4. Pacientes con campo visual reducido.

Ayudas visuales

Algunas de las ayudas que utilizaremos para lograr que el paciente mejore su agudeza visual, y por consiguiente su autonomía:

  • Gafas de alta adición: Están formadas por lentes , de gran potencia, que se usan como las gafas convencionales, y que permiten una mejor visión debido al aumento del tamaño del texto a leer .
  • Lupas: Existen una gran variedad que pueden usarse con gafas de lejos o de cerca. Las lupas con soporte tienen la ventaja de apoyarse con lo que las manos quedan más libres y no hay movimiento ni temblores. Muchas de ellas disponen de sistema de iluminación lo que permite mejorar la visión de una forma sencilla y cómoda.
  • Telescopios: Son los instrumentos destinados a mejorar la visión de lejos. Permiten una visión mucho mejor de la televisión, el cine o el teatro ente otros. Pueden ser de mano, o incorporarse a la gafa del paciente de manera fija o cuando el paciente lo necesite.
  • Microscopios: Son lentes convergentes diseñadas para minimizar las aberraciones y que proporcionan mejor visión de cerca en los casos con pérdidas de visión más importante.
  • Sistemas electrónicos: Sistema circuito cerrado de televisión (CCTV). Permiten el ajuste brillo, aumento contraste, color o monocromáticos, inversión de imagen, subrayado o resaltado, aislamiento de texto. Dependiendo de las necesidades del paciente pueden ser portátiles o fijos.
  • Filtros: Las personas con BV son muy sensibles a los deslumbramientos y necesitan una adaptación, más larga de lo normal. Los filtros protegen frente a las longitudes de onda corta, bloqueando la luz azul (más dañino).
baja_vision1 baja_vision2 baja_vision3
Síguenos a través de las redes sociales:
Diseñado por sergiohm